Sin aeropuerto de Chinchero, ¿cómo evitar una retracción del turismo en Cusco? (EDITORIAL)

Sin aeropuerto de Chinchero, ¿cómo evitar una retracción del turismo en Cusco? (EDITORIAL)

Esta semana se cerró un nuevo capítulo de la trama que protagoniza desde hace cuarenta años el Aeropuerto Internacional de Chinchero, en Cusco. Olvidado durante mucho tiempo y tras varias postergaciones, el anhelado proyecto parecía por fin encaminado cuando en febrero del 2017 se anunció el incio de obras, luego de dos años de haberse entregado en concesión.

Pero en menos de tres meses esta historia tuvo un giro inesperado, debido a la avalancha de críticas y denuncias que pusieron en tela de juicio la transparencia de los acuerdos finales suscritos por el gobierno y el consorcio Kuntur Wasi, encargado de la construcción y operación del nuevo terminal aéreo cusqueño.

El público enfrentamiento entre quienes apoyaban las negociaciones y los que cuestionaban dicho proceso, devino en una insostenible crisis política que, tras varios meses de incertidumbre, culminó con la renuncia de un ministro de Estado y la cancelación de la concesión del referido proyecto de infraestructura aérea.

La decisión adoptada por el gobierno y la dimisión de Martín Vizcarra al Ministerio de Transportes y Comunicaciones (MTC) cayó como balde de agua fría para muchos sectores que tenían la esperanza de por fin ver en marcha las obras del aeropuerto de Chinchero, principalmente en la región Cusco. En tanto, los especialistas y congresistas opositores seguro celebraron con esta noticia.

Sin duda este caso seguirá dando qué hablar durante las próximas semanas pues se anuncian mayores investigaciones fiscales y cogresales, nuevos informes de la Contraloría, denuncias penales contra los funcionarios involucrados en la firma del contrato de concesión y la primera adenda, paralizaciones y huelgas en Cusco, entre otras sorpresas.

PROPUESTAS PARA CUSCO

Tras este beve repaso histórico y mientras los analistas políticos y económicos intentan explicar lo sucedido con el aeropuerto de Chinchero, el sector Turismo que es el más afectado con la nueva paralización de este proyecto, se pregunta qué pasará ahora con la actividad turística en Cusco, qué futuro le depara al destino y cómo paliar un eventual impacto negativo sobre el crecimiento del turismo receptivo en el principal atractivo del país.

El panorama actual plantea como necesidad urgente la ampliación del actual aeropuerto Velasco Astete de Cusco, a fin de atender la creciente demanda y evitar una posible caída del turismo. Ello, en tanto se relanza la concesión del terminal aéreo de Chinchero, en un nuevo proceso que podría tardar hasta tres años y con la esperanza de ver culminada la obra antes del 2025.

Hoy en día el aeropuerto Velasco Astete recibe unos 3 millones de pasajeros entre nacionales y extranjeros, pero las proyecciones indican que este flujo crecerá considerablemente en los próximos cuatro años, llegando a los 5 millones de viajeros. Sin embargo, con las actuales cifras dicho terminal aéreo ya sobrepasó su capacidad que es de un millón y medio de usuarios.

En ese sentido, especialistas del sector han presentado algunas propuestas de solución. Carlos Canales, presidente de Buró de Convenciones y Visitantes de Lima, señala que se pueden realizar mejoras en los horarios y en las ampliaciones de las instalaciones del aeropuerto cusqueño.

Afirma que sólo con la ampliación de horarios, por ejemplo, se puede elevar la atención de pasajeros hasta en un 40% adicional, es decir se podría llegar a los 4.5 millones, pasando de 32 vuelos diarios a 45 vuelos, con la ampliación de la noche.

En tanto, Carlos Gutiérrez, gerente general de la Asociación de Empresas de Transporte Aéreo Internacional (Aetai), comenta que es viable la propuesta de ampliar los horarios nocturnos en el aeropuerto Velasco Astete, puesto que ahora los aviones son más modernos y ya no generan el ruido (impacto sonoro) que antes molestaba a los pobladores locales.

Otras medidas que menciona el especialista son: la ampliación de la zona de atención a los pasajeros que ya está muy congestionada, y la ampliación en la zona de parqueo de aviones, para atender una mayor frecuencia de vuelos.

Un reciente informe publicado en el diario Gestión refiere que el hoy el aeropuerto Velasco Astete recibe entre 28 y 32 vuelos al día, cuyo número depende de las temporadas del año por las condiciones climáticas, siendo la hora límite de atención en la noche, las 8:00 p.m. “Esto es la quinta parte de lo que hoy se recibe en el Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, que llegan a los 150 vuelos diarios”, señala la nota.

Además, es preciso indicar que están pendientes los trabajos de remodelación en el terminal aéreo cusqueño, anunciados a fines del año pasado por Corpac, el Gobierno Regional de Cusco y el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur). Este proyecto incluye mejorar los espacios de parqueo de aeronaves, el servicio de abastecimiento de combustible, las instalaciones para los pasajeros, el mecanismo de entrega de equipajes, los sistemas de radio ayuda para la torre de control, entre otros.

PROYECTO CHINCHERO

Finalmente, sobre el relanzamiento del proyecto del aeropuerto de Chinchero, algunos especialistas han comentado que esta tarea no será fácil puesto que la rescisión del contrato de concesión fue adoptada de manera unilateral por el Estado, lo cual implicará negociar con Kuntur Wasi una indeminización que superaría fácilmente los US$ 40 millones.

De no lograrse un acuerdo, dicha empresa tiene la potestad de iniciar un proceso arbitral internacional que podría tomar al menos tres año y, mientras tanto, también podría presentar una medida cautelar para que el Estado no lance un nuevo proceso de concesión. Es decir, es previsible que el Estado no pueda ‘relanzar’ el proyecto, sin antes asumir los costos de terminar el contrato de manera unilateral y de cualquier arbitraje que se enfrente.

En conclusión, el sector Turismo requiere medidas urgentes por parte del Estado a fin de atenuar el impacto que representará para esta actividad la nueva paralización del aeropuerto de Chinchero. Las propuestas están sobre la mesa y se espera una respuesta inmediata del gobierno y de sus ministerios (Mincetur y MTC), en coordinación con las autoridades regionales, locales y los representantes del sector privado, cuyo compromiso está garantizado.

Un punto adicional por destacar es lo dicho por el presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur), Fredy Gamarra, sobre la necesidad de que el gobierno reevalúe sus proyecciones y planeamiento turístico para los próximos cuatro años, ya que con la suspensión del proyecto Chinchero será difícil llegar a la meta de los 7 millones de turistas al 2021.

Con un trabajo inmediato, planificado y coordinado de manera multisectorial podríamos crecer de 3.8 millones a 5 millones de turistas internacionales en los próximos cuatro años, una meta más alcanzable, siempre y cuando exista un compromiso real con el desarrollo de la actividad turística.

Saludos,



Juan Carlos Castro

Director General
Portal de Turismo
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 
www.portaldeturismo.pe

 

 

NOTA: Las opiniones vertidas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del Director General del medio. Canatur no se solidariza necesariamente con las mismas.

 

 

 

 

 

 

 

About the Author

Prev Turismo solidario y sus herramientas para reactivar las zonas en emergencia (EDITORIAL)
Next Sector turismo rechaza indiferencia del gobierno frente a paro regional en Cusco